Esto no es ni más ni menos que un volcado de ideas y reflexiones que tienen o no que ver con mi oficio. Un lugar donde compartir lo que se me pasa por la cabeza, en principio sin un objetivo en concreto que no sea el de dejarlas por escrito por si le sirven de algo a alguien o a mí mismo. 
EL RETO DE TESLA
Madrid, 29 enero 2021

Uno de los objetivos de Tesla, a pesar de su carácter de lujo, es hacer que sus vehículos sean más asequibles para consumidores con rentas más bajas y así convertirse en el gran líder de vehículos del futuro.
El camino para alcanzar este objetivo se complicará debido principalmente a dos circunstancias: el comienzo de la nueva era post COVID19, y los problemas de masificación de vehículos en el parque urbano, que está generando en el presente graves problemas de movilidad.
El nuevo periodo post pandémico, además de la recesión económica, traerá consigo múltiples cambios sociales que afectarán a los hábitos diarios. Muchos de estos cambios están relacionados con el contacto y la cercanía física.

Paralelamente, la nueva conciencia social pide tener ciudades más limpias, sostenibles, peatonales y libres de vehículos privados.
Previsiblemente habrá una subida de impuestos de circulación que fuerce a la industria a reducir la producción de vehículos particulares.
Probablemente las rentas medias se lo piensen mejor antes de comprar un vehículo propio.

Por tanto, el gran reto de Tesla es mantener una producción rentable sin poner en peligro su razón de ser. Para ello deberá seducir a un nuevo modelo de consumidor o ciudadano que no está dispuesto a comprar un coche particular y que exige medios de transporte, posiblemente compartidos, que ofrezcan las mismas prestaciones, servicios o comodidades que los que teníamos antes del COVID sin pagar más por ello.

¿En qué baso esta conclusión?
En un estudio realizado para la Tesla, el pasado mes de octubre y que forma parte de uno de los ejercicios para la asignatura "Inmersión estratágica" del Máster en Chanlleging Branding de Labasad. 
Este estudio partía de una comparativa con marcas competidoras de Tesla y teniendo en cuenta el contexto de tendencias y oportunidades a los que se enfrentan:
El valor de las emociones y la creatividad.
Según la revista Kantar.com, todo indica a que el tono en la comunicación de las marcas tenderá a ser más emocional, sobre todo dadas las circunstancias de esta nueva era post pandémica. Los consumidores perciben que las marcas pueden ayudar a la sociedad a superar la crisis y estas entienden que deben estar más ceca que nunca de ellos.
De alguna forma, las marcas deben estar aún más cerca del consumidor y ser más creativas.
Este punto es crítico ya que al mismo tiempo la tecnología juega un papel importante para ayudar a las personas a que su día a día sea más llevadero y puedan estar en contacto con los demás. ¿De qué manera podemos buscar ser más emocionales o humanos a través de las tecnologías digitales? A la hora de establecer una comparativa entre las principales marcas tecnológicas la relación entre lo humano y tecnológico es clave.
La automoción impactada por la COVID-19.
How can automotive brands handle the impact of COVID-19? By Kantar.
Dos de los principales problemas a los que se enfrenta esta industria son la crisis económica que impactará en los consumidores y los problemas de higiene en áreas de servicio, coches compartidos o transporte público.
¿De qué manera, entonces podemos hacer un transporte colectivo más seguro?
Masificación de coches en las ciudades.
Otro cambio al que se tienen que enfrentar las marcas de automoción en el futuro y que tiene que ver con la sostenibilidad es el uso individual de los vehículos, que acaban aparcados por millares en las calles y que generan un problema de movilidad para los peatones de las ciudades.
En este sentido creo que es conveniente plantear el uso que se les va a dar a los coches en el futuro (alquiler, uso compartido, colectivo, público…)
Back to Top